pez betta

El pez Betta: características, cuidados y alimentación

El pez betta, también conocido como luchador de Siam, es una especie de pez de agua dulce. Pertenece a la familia de los osfronémidos y puede respirar oxígeno del aire. Es originario del Sudeste Asiático y se encuentra principalmente en Tailandia y Camboya. Con una longitud de aproximadamente 6 cm, los peces betta tienen una gran variedad de colores y formas de aletas. Requieren cuidados específicos y alimentación carnívora. La reproducción de los bettas implica la construcción de nidos de burbujas por parte de los machos. Al ser vulnerable, su hábitat y existencia están amenazados.

img-3

Descripción del pez betta

El pez betta, también conocido como luchador de Siam (Betta splendens), es una especie de pez de agua dulce nativo del Sudeste Asiático. Este pequeño y fascinante pez destaca por su cuerpo alargado y elegante, con aletas llamativas y colores intensos.

Los peces betta presentan una amplia variedad de colores, como rojo, azul, verde, morado y naranja, entre otros. Además, son conocidos por sus formas de aletas únicas, como las colas tipo ‘media luna’ y las aletas en forma de vela.

Estos peces poseen una característica especial: un órgano llamado laberinto, que les permite respirar oxígeno directamente del aire. Gracias a esto, los bettas pueden sobrevivir en lugares húmedos fuera del agua y construir nidos de burbujas para la reproducción.

El pez betta es un animal territorial y agresivo, especialmente los machos, que despliegan y extienden sus aletas en un baile de cortejo cuando ven a una hembra. Además, son conocidos por su resistencia y longevidad, pudiendo vivir entre 3 y 5 años si se les proporcionan los cuidados adecuados.

  • Nombre científico: Betta splendens
  • Familia: Osfronémidos
  • Clase: Actinopterigios
  • Orden: Perciformes
  • Hábitat natural: aguas estancadas o con movimiento lento en el Sudeste Asiático

Características físicas del pez betta

El pez betta, conocido también como luchador de Siam, presenta una serie de características físicas destacadas. Su cuerpo es alargado y comprimido lateralmente, con aletas amplias y vistosas que le brindan una apariencia elegante y llamativa. Estas aletas pueden variar en forma y tamaño, existiendo diferentes tipos como la cola tipo «media luna» o el tipo vela.

Uno de los rasgos más distintivos de los bettas es su amplia variedad de colores. Pueden encontrarse en tonalidades vibrantes como rojo, azul steel, verde, naranja y morado, entre otros. Además, su cuerpo presenta un brillo iridiscente que los hace especialmente llamativos.

Otro aspecto característico es la presencia de un órgano especial llamado laberinto. Este órgano permite a los bettas respirar aire atmosférico directamente de la superficie, lo cual les confiere la capacidad de sobrevivir en ambientes con baja concentración de oxígeno, fuera del agua o en aguas estancadas de poca profundidad.

En cuanto al tamaño, los peces betta suelen medir alrededor de 6 cm de longitud en su etapa adulta. Sin embargo, es importante destacar que existen variantes de mayor tamaño, llegando algunos ejemplares a alcanzar los 10 cm.

Hábitat natural del pez betta

El pez betta habita en aguas estancadas o con movimiento lento, como planicies inundadas y arrozales, en el Sudeste Asiático. Principalmente se encuentran en países como Tailandia y Camboya. Estos peces prefieren temperaturas que oscilan entre los 24 y 30 °C.

Su hábitat natural consiste en áreas con vegetación densa y raíces sumergidas, que les proporcionan lugares donde esconderse y descansar. Además, estos ambientes proporcionan una fuente de alimento en forma de pequeños organismos y larvas de insectos que se encuentran en el agua.

Aunque pueden adaptarse a diversas condiciones de agua, es importante mantener una calidad adecuada del agua en su entorno. Esto implica mantener una temperatura constante y adecuada, así como un filtro de movimiento lento para evitar corrientes fuertes que alteren su comportamiento y bienestar.

En cautiverio, se recomienda recrear su hábitat natural lo más fielmente posible. Esto implica la presencia de hojas y rocas en el acuario, proporcionando áreas de escondite y permitiendo que el pez betta se sienta seguro y protegido.

Es fundamental recordar que el pez betta es una especie vulnerable debido a la destrucción de su hábitat natural y la sobreexplotación comercial. Por eso, es necesario cuidar y preservar su entorno para garantizar su supervivencia en el futuro.

Alimentación del pez betta

El pez betta es un animal omnívoro con preferencia carnívora. En su hábitat natural se alimenta de organismos vivos como zooplancton, larvas de mosquitos e insectos. En cautiverio, es importante proporcionarles una dieta equilibrada para mantener su salud.

Leer  Criar peces Betta

Existen diferentes opciones de alimentación para los peces betta. Se pueden encontrar alimentos comerciales en forma de hojuelas, pellets o polvo, diseñados específicamente para cubrir sus necesidades nutricionales. Estos alimentos suelen contener una combinación de proteínas, grasas y otros nutrientes esenciales para su desarrollo y crecimiento.

Además de los alimentos comerciales, se recomienda complementar la dieta del pez betta con alimentos vivos. Las larvas de mosquito y la artemia son opciones populares, ya que ofrecen una fuente natural de proteínas y estimulan su instinto de caza.

Es importante tener en cuenta que los peces betta tienen un pequeño estómago, por lo que se debe evitar sobrealimentarlos. Se recomienda dividir su alimentación en varias tomas pequeñas a lo largo del día.

  • Proporcionar alimentos comerciales específicos para peces betta.
  • Complementar la dieta con alimentos vivos como larvas de mosquito y artemia.
  • Evitar sobrealimentar y dividir la alimentación en tomas pequeñas.

Cuidados básicos del pez betta

El pez betta requiere cuidados específicos para garantizar su bienestar y salud. A continuación, te presentamos algunas pautas básicas a seguir:

  • Acuario: El pez betta necesita un acuario adecuado para poder nadar y explorar. Se recomienda un acuario de al menos 5 litros de capacidad, preferiblemente con tapa para evitar saltos.
  • Temperatura del agua: El agua del acuario debe mantenerse a una temperatura entre 24 y 30°C. Es importante utilizar un termómetro para controlarla y, si es necesario, utilizar un calentador de agua.
  • Agua limpia: El pez betta es sensible a la calidad del agua, por lo que es indispensable mantenerla limpia y libre de contaminantes. Se recomienda utilizar un filtro de movimiento lento y realizar cambios parciales de agua cada una o dos semanas.
  • Alimentación adecuada: El pez betta es omnívoro con preferencia carnívora. Se le puede alimentar con alimento comercial en hojuelas o pellets específicamente formulados para bettas. También se pueden ofrecer alimentos vivos como larvas de mosquito y artemia.
  • Escondites y decoración: Proporcionar escondites y lugares donde el pez betta pueda descansar es fundamental. Hojas y rocas en el acuario pueden servir como refugio. Evita decoraciones puntiagudas que puedan dañar sus delicadas aletas.
  • Iluminación: El pez betta necesita un ciclo de luz natural y oscuridad para mantener su ritmo biológico. Se recomienda proporcionar luz durante 8 a 12 horas al día.

Recuerda observar regularmente a tu pez betta para detectar cualquier signo de enfermedad o malestar. Siempre es recomendable informarse adecuadamente sobre los cuidados específicos de esta especie antes de tenerla como mascota.

Reproducción y cría del pez betta

La reproducción del pez betta es un proceso fascinante y delicado. Los machos son los responsables de iniciar el cortejo, desplegando y extendiendo sus aletas en un baile llamativo para atraer a las hembras. Una vez que un macho ha ganado la aceptación de una hembra, comienza la construcción del nido de burbujas en la superficie del agua.

El macho recolecta los huevos fecundados y los deposita cuidadosamente en el nido, mientras la hembra permanece quieta. Durante este tiempo, es fundamental mantener un ambiente tranquilo y protegido para evitar que los huevos sean perturbados.

Una vez que nacen los alevines, el macho se encarga de cuidarlos hasta que puedan nadar libremente y alimentarse por sí mismos. Es importante asegurar que los alevines sean alimentados con alimentos adecuados y en cantidad suficiente para su crecimiento y desarrollo saludable.

Si tienes la intención de criar peces betta, debes asegurarte de contar con los conocimientos y recursos necesarios para brindar los cuidados adecuados a los padres y alevines. Es fundamental proporcionarles un ambiente adecuado, alimentación nutritiva y realizar un seguimiento de su desarrollo para asegurar su bienestar.

Problemas de salud comunes en el pez betta

El pez betta puede ser propenso a diferentes problemas de salud que es importante tener en cuenta para garantizar su bienestar. A continuación, se mencionan algunos de los problemas de salud más comunes que pueden afectar a estos peces:

  • Enfermedades parasitarias: Los peces betta pueden sufrir de enfermedades parasitarias como la Ictio (enfermedad del punto blanco) y las infestaciones por parásitos externos como los piojos de agua o los gusanos de ancla. Es crucial observar cualquier cambio en la apariencia o el comportamiento del pez para identificar y tratar estos parásitos a tiempo.
  • Enfermedades bacterianas: Los peces betta son susceptibles a infecciones bacterianas, como la podredumbre de las aletas o la septicemia hemorrágica. Estas enfermedades pueden manifestarse mediante heridas rojas o úlceras en el cuerpo del pez. Es fundamental mantener un entorno limpio y proporcionar una alimentación equilibrada para prevenir estas infecciones.
  • Enfermedades fúngicas: Los hongos también pueden afectar a los peces betta, especialmente cuando hay heridas o lesiones en su cuerpo. Los hongos pueden aparecer como manchas blancas o algodonosas en la piel o las aletas del pez. Es importante identificar y tratar estos hongos para prevenir su propagación.
  • Problemas respiratorios: Debido a su capacidad de respirar aire del laberinto, los peces betta pueden sufrir problemas respiratorios si el agua no está adecuadamente oxigenada. Los síntomas pueden incluir respiración agitada en la superficie del agua o aletas inmóviles. Mantener un buen flujo de aire y una temperatura adecuada es fundamental para prevenir estos problemas.
Leer  El Pez Disco

En caso de observar cambios en el comportamiento o la apariencia del pez betta, es recomendable buscar la asesoría de un veterinario especializado en peces para un diagnóstico adecuado y un tratamiento efectivo.

Curiosidades sobre el pez betta

  • Los peces betta son conocidos por su comportamiento territorial y agresivo. Los machos suelen pelear entre sí si se colocan en el mismo acuario.
  • Una curiosidad fascinante es la capacidad de los peces betta para construir nidos de burbujas en la superficie del agua. Los machos elaboran estas estructuras para la reproducción y cuidado de sus crías.
  • El pez betta es capaz de respirar oxígeno directamente del aire gracias a su órgano laberinto, lo cual les permite sobrevivir en lugares húmedos fuera del agua por cortos periodos de tiempo.
  • Existe una amplia variedad de colores y formas de aletas en los peces betta, resultado de la cría selectiva. Podemos encontrar desde tonalidades vivas como el rojo y el azul hasta colores más inusuales como el verde y el morado.
  • El cortejo de los peces betta es un espectáculo asombroso, donde los machos despliegan y extienden sus aletas en un impresionante baile para atraer a las hembras.
  • Aunque son conocidos por su comportamiento agresivo, los peces betta pueden ser entrenados para realizar trucos simples como saltar fuera del agua para obtener comida.
  • La expectativa de vida de los peces betta oscila entre 3 y 5 años, dependiendo de los cuidados que reciban y las condiciones del acuario.

¿Quién o qué es un betta…?


Hay una diferencia entre lo que es realmente un betta y lo que la mayoría de la gente quiere decir cuando habla de un betta. Sí, lo hay 😉

En la práctica, casi todo el mundo que habla de los betta, habla del «Betta splendens».

Pero eso es en realidad una injusticia para todos esos otros hermosos peces betta, porque hay más de 70 especies diferentes de betta. Son peces de acuario de agua dulce pertenecientes a la familia Osphronemidae, también conocidos como «Gourami verdadero».

Estos últimos parecen sacados de una película japonesa de samuráis, pero en realidad no pertenecen a los samuráis, sino a la familia de las percas.

Tienes bettas con colas diferentes. Piensa en una aleta muy colorida, conocida como cola de corona, o en los ejemplares de cola larga cuya aleta pélvica es casi tan larga como su ya larguísima aleta caudal. También hay especies que tienen aletas en forma de media luna, o colas dobles, colas redondas e incluso aletas delta triangulares.

Pero los más conocidos son los peces damisela con su cola de velo.

img-4

¿Qué especies de betta existen?


Como ya se ha mencionado, hay más de 70 especies de bettas. Enumerarlos todos aquí nos llevaría demasiado tiempo, pero es interesante saber que se pueden dividir en 13 grupos (o complejos) (gracias al Congreso Internacional de Betta):

  • Complejo Akarensis
  • Complejo Albimarginata
  • Complejo Anabatoides
  • Complejo Bellica
  • Complejo de cocinas
  • Complejo Dimidiata
  • Complejo Edithae
  • Complejo Foerschi
  • Complejo Picta
  • Complejo Pugnax
  • Complejo Splendens
  • Complejo Unimaculata
  • Complejo Waseri


El popular Betta Splendens pertenece al complejo Splendens, junto con otras cinco especies.

Todos los peces betta son relativamente pequeños, aunque hay grandes diferencias de tamaño entre ellos. El B. Chanoides apenas alcanza los 2,5 cm, mientras que el B. Akarensis llega a los 14 cm.

Un Kempvis siamés alcanza los 6 cm como macho, las hembras son un poco más pequeñas.

¿Qué valores de agua son los adecuados para un acuario de bettas?


Una cosa es segura, ¡a estas criaturas no les gusta el agua fría! Cuando la temperatura de su acuario descienda por debajo de los 20°C, ya no habrá mucho que ver de esos graciosos bettas en movimiento. Parece como si entraran en una especie de hibernación, o letargo.

Como ocurre con muchas otras especies de peces, conseguir los parámetros del agua correctos para los bettas no es una tarea insuperable. Sólo hay que saber lo que les gusta.

A continuación se indican los valores óptimos para un acuario de betta:

  • pH: de 5 a 7 (¡es imprescindible!)
  • Temperatura: entre 20 y 27°C (se puede jugar con esto para imitar las fluctuaciones de temperatura que se producen en la naturaleza)
  • GH: entre 3 y 6

Machos Betta: ¿cómo reconocerlos?


Los machos de Betta tienen colores exuberantes y elegantes aletas que utilizan para impresionar a sus hembras. Y sí, «el tamaño importa» por lo que sus aletas son más grandes que las de un Betta hembra. Esto no es así en los Betta Splendens Plackat, que pueden confundirse a machos con hembras.

Un betta macho es un verdadero macho que defiende su territorio de forma agresiva contra otros machos. Como corresponde a un macho, un betta macho también tiene una gran libido.

Por estas razones, no siempre es fácil combinar los machos de betta con otros peces o gambas (ver más adelante), incluso cuando se trata de su propia especie. Nunca pongas dos machos juntos o se acabaran matando. Si están en el miso tanque deberán estar estabulados, sin que puedan verse, pues es tal el temperamento que incluso el estrés de verse les hará enfermar.

Leer  Pez Koi : Información y Cuidados

Del mismo modo, si pones juntos a un macho y una hembra, es casi seguro que acabarás con una hembra lastimada. Una pareja de Betta splendens suele acabar mal, si no conoces cómo funciona su reproducción. Te dejo aquí un artículo hablando de ello 👉🏼 Reproducción Betta Splendens

img-5

¿Y la hembra Betta?


Las hembras de Betta pueden tener una cola velada un poco más pequeña que los machos, ¡pero siguen teniendo un aspecto deslumbrante!

A diferencia de un betta macho, se puede poner varias hembras betta de forma más segura con varios ejemplares en un mismo tanque. No es que un betta hembra no muestre un comportamiento agresivo, al contrario, pero no se le va de las manos tan rápidamente como a los machos.😊

El truco es elegir una sola hembra, o bien poner de repente al menos cinco hembras betta juntas, si el tamaño de su tanque lo permite. ¿Por qué al menos cinco? Porque se necesita un número mínimo de hembras betta para mantener el equilibrio y que la cosa no vaya a más.

La mejor forma de reconocerlas es fijarse en la zona del ovario, por lo general suele notarse un bulto que detrás del estomago.

¿Qué edad puede alcanzar un betta?


Por término medio, un betta llega a tener unos 3 años. Por supuesto, depende mucho del entorno, de la alimentación y de lo bien que lo cuides.

Ten en cuenta que tu betta ya tiene cierta edad cuando lo compras en la tienda, muchas veces ya tiene un año.

¿Cómo puedes asegurarte de que tu betta alcance una hermosa vejez?

  • Proporcionar una dieta saludable (ver más abajo)
  • Proporcionar agua limpia y saludable y hacer cambios de agua regulares
  • Minimizar el estrés en la medida de lo posible
  • Colócalo en un acuario para betas del tamaño adecuado
  • Evitar que se pelee con otros habitantes

¿Qué comen los bettas?


Los Bettas se comerán casi cualquier cosa que les des. De hecho, si no se tiene cuidado, también se comerán lo que no está destinado a ser comida, incluidos otros habitantes del acuario.

Escoge alimentos «cárnicos» y varía con ellos. A continuación mis consejos sobre la alimentación de los bettas:

  • pulgas de agua
  • comida seca
  • artemia
  • alimentos congelados
  • cíclope
  • larvas de mosquito negro


Los bettas son muy fáciles de alimentar, así que en lo que respecta a eso, no tienes absolutamente nada de qué preocuparte.

¿Con qué frecuencia debe alimentar a su betta? Alimentalo una o dos veces al día con comida no muy grande, como pellets pequeños. No sobrealimentes o pondrías ocasionarle oclusión intestinal.

img-6

¿Se pueden tener gambas con bettas?


Es posible tener gambas con sus peces betta – dependiendo del temperamento de su betta – pero hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

En primer lugar, debes comprobar si los parámetros del agua y el entorno son adecuados tanto para tu betta como para tus gambas. Piensa, por ejemplo, en las plantas, la circulación del agua, la iluminación, …

En segundo lugar, la mayoría de los bettas dejan en paz a las gambas más grandes (por ejemplo, las gambas Amano) pero se comerán las más pequeñas, especialmente las más jóvenes. Ten en cuenta que esto puede ser malo tanto para tus gambas como para tu betta (comer demasiadas gambas puede hacer que tu betta enferme), recuerda lo de la oclusión intestinal. 😉

Consejos y trucos para tu bettera


¿Cuáles son los consejos más importantes a la hora de comprar un acuario para tu pez betta? Los expondré aquí brevemente.

Cuanto más grande sea el acuario de tu betta, mejor: aunque pienses tener sólo un macho, es importante que le dés a tu betta suficiente espacio.

Un tanque de 30 litros es realmente el mínimo para un solo betta. ¿Desea conservar más ejemplares? Entonces hay que contar con al menos 120 litros, ¡y ni siquiera eso es un recinto muy lujoso! Además de la necesidad de tenerlos separados en el caso de los machos.

Es aconsejable tener tapadera. Los bettas son grandes saltadores, así que lo último que quieres es tener que recoger a tu hermoso pez del suelo por la mañana.

Otro argumento para elegir un acuario con tapa es que los bettas tienen un órgano laberíntico que les permite respirar en la superficie del agua. Esto causa problemas cuando hay diferencias de temperatura demasiado grandes entre el aire y el agua.

Los bettas no son muy sociables (y eso es un eufemismo). Tenlo en cuenta si sueñas con una pecera llena de peces, porque un acuario de betas probablemente no sea para ti.

Conclusión: ¿es el betta adecuado para ti?


Pocos peces se acercan a la belleza, la gracia y el colorido de un betta. Por esto los peces betta son cada vez más populares.

Como en todo, hay ventajas e inconvenientes y tendrás que elegir si quieres tener peces sanos y disfrutar de tu acuario. Has de saber que un betta sólo vive de 3 a 5 años y tendrás que elegir con mucho cuidado a los demás habitantes de tu acuario si no quieres encontrarte con el carácter agresivo de tu betta.

¿Puedes vivir con eso? Entonces, comprar un acuario para betas es una gran idea.

Hasta pronto 😉 .

Compartir artículo

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *